(TELEMUNDO ATLANTA).- Las celebraciones del Año Nuevo no pudieron caer en mejor momento que un fin de semana, aunque el problema es que tanta libertad puede llevarnos a excesos al no tener que levantarnos a trabajar.

Leave a Reply

Your email address will not be published.