(TELEMUNDO ATLANTA).- Dicen que todo por servir se acaba. Y nuestros ojos no son la excepción. Además, la vida moderna con sus aparatos electrónicos a los que vivimos pegados afectan nuestro sentido de la vista.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *